El ‘deterioro’ del empleo preocupa tanto a empleadores como a trabajadores. El Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) publicó, el pasado viernes, las cifras laborales a junio de 2016, en las cuales se ve un incremento del desempleo y del subempleo con respecto al mismo mes del 2015, aunque con una leve reducción del desempleo si se compara con marzo del 2016.

Según Mesías Tatamuez, presidente de la Confederación Ecuatoriana de Organizaciones Clasistas Unitarias de Trabajadores (Cedocut), el desempleo y el subempleo siguen incrementándose, y eso se puede mirar, por ejemplo, en “el crecimiento de vendedores que luchan por ganar algún ingreso tras salir de sus empleos estables”. Tatamuez dijo que las empresas están pidiendo a sus trabajadores que salgan de vacaciones forzadas, sobre todo en el sector textil.

Roberto Aspiazu, director ejecutivo del Comité Empresarial Ecuatoriano (CEE), explicó que el empleo va en “franco deterioro” y que a diario recibe información de empresas en las cuales se han ajustado los gastos fijos por la falta de ventas, originada en un problema de demanda de productos.

Tanto Tatamuez como Aspiazu consideraron que las últimas cifras presentadas por el Instituto generan cierta suspicacia por una suerte de cambio de categorías.

Aspiazu se refirió a que el INEC ha dejado de mencionar la categoría de Empleo Inadecuado en su presentación.

Según Byron Villacís, exdirector del INEC, el Empleo Inadecuado no constó en los dos últimos reportes, a pesar de que en los recientes documentos metodológicos disponibles se indicaba que era una categoría oficial.

Dijo que al parecer decidieron unilateralmente disolver el indicador en las tres partes: “Subempleados”, “Otro Empleo No Pleno” y “Empleo no Remunerado”. Adicionalmente, se creó una nueva categoría denominada “Empleo Bruto”.

Pero el INEC respondió que no se ha realizado ningún cambio conceptual ni metodológico en las estadísticas del empleo; y con respecto a la categoría de empleo inadecuado, confirmó que este está conformado por la sumatoria de las personas en condición de subempleo, en otro empleo inadecuado y en el empleo no remunerado.

Según el INEC, el empleo adecuado o pleno en el 2015 fue de 45,9%, pero en junio de 2016 bajó a 41%. Si se suman las categorías del empleo inadecuado, tal como lo sostiene el INEC, este pasó de 49,1% en el 2014 a 53,3% en el 2016. 

 

Fuente: www.eluniverso.com