Dibujos, grabados, pinturas y fotografías históricas y actuales constan en las 200 páginas que reseñan el origen y la evolución de las casas flotantes en Babahoyo, provincia de Los Ríos.

El material es parte del libro Historias gráficas del Ecuador, de autoría del historiador español José Manuel Castellano.

Castellano indica que el primer tiraje de esta publicación –presentada el viernes último en Quito– será de mil ejemplares. Añade que uno de los objetivos del trabajo es contribuir al patrimonio cultural ecuatoriano, al tiempo de sensibilizar a los responsables políticos y culturales y sociales sobre la necesidad de preservar y conservar un patrimonio ancestral que está en fase de extinción.

Son 22 construcciones de balsa y caña que albergan a aproximadamente 200 personas. Según el historiador, este proyecto anhela devolverles el esplendor que un día hizo de estas casas tradicionales un elemento emblemático del cantón Babahoyo, Los Ríos.

Las últimas casas flotantes de Ecuador parecen agonizar entre reclamos de ayuda urgente para evitar su desaparición, añade una reseña de la obra, que está en la web de la Casa de la Cultura Ecuatoriana.

Las aguas del río las han mantenido a flote desde la época Prehispánica, hoy en riesgo. De unas 150 casas que existían a principios de este siglo bajaron a 50 en 2014 y a 22 en la actualidad, refiere la información de la web de la Casa de la Cultura Ecuatoriana.

Castellano espera que con este trabajo también se dignifique la vida de los habitantes y se eleve el valor social, laboral y ambiental de este sector tradicional fluminense.

El historiador español lamenta porque no ha tenido trascendencia la propuesta del proyecto para la creación del primer complejo museístico flotante del mundo.

No obstante, el Municipio de Babahoyo anunció, días atrás, la construcción de la réplica de la casa de balsa blanca, considerada un ícono entre las casas flotantes y parte de la historia de este cantón riosense.

Fuente: www.eluniverso.com