Un cultivo fuerte tiene un buen crecimiento, resiste a las plagas y enfermedades y tiene la posibilidad de producir más y mejor cacao en forma sostenible.

Los productores y productoras de diferentes zonas han identificado en sus fincas las mejores plantas, llamadas plantas élites o arboles superiores Las plantas elites deben tener buena capacidad productiva y ser tolerantes a la enfermedad Moniliasis y Mazorca Negra. Sembrar estos materiales es un ejemplo de fortalecer el cultivo del cacao.

Los productores y productoras de diferentes zonas han identificados plantas élites del cacao

El cultivo del cacao manejado adecuadamente con abonos orgánicos y abono foliares, enriquecido con los bio-minerales, crece más y presenta mayor área foliar. Estas plantas toleran las enfermedades y plagas, mejor que las plantas no abonadas y la incidencia de enfermedades y nemátodos que son gusanos tan pequeñitos que viven en el suelo y no afectan su rendimiento.

En la siguiente sección vamos a ilustrar acciones para fortalecer el cultivo del cacao a través de la selección de materiales aptos con un buen manejo de poda, suelo y fertilidad.

Selección de materiales aptos para la siembra

Al establecer una nueva o rehabilitar una vieja parcela lo que pretendemos es incrementar la productividad y la calidad. Por lo que se buscan buenos materiales genéticos, que provengan de árboles élites de la misma zona o que sean semillas de híbridos o plantas de clones producidas en los centros de investigación genética.

Un buen material del cacao para la siembra debe tener varias características deseables

Un buen material del cacao para siembra debe tener varias características deseables:

  • Tener un alto rendimiento sostenido durante los años.
  • Mostrar una alta eficiencia productiva.
  • Tener tolerancia o resistencia natural a las enfermedades.
  • Tener una alta calidad industrial cuando los granos son fermentados y secados en forma adecuada.

Buen manejo de poda

La poda es la práctica de cortar o eliminar todos los chupones y ramas innecesarias, así como las partes enfermas y muertas del árbol, para mantener un árbol sano con capacidad productiva y con facilidad de manejo.

La poda es diferente según el origen de la planta; si es una planta nacida de una semilla o si es una planta lograda por injerto. La poda también es diferente según de los estados del desarrollo de la planta. La poda para una planta en crecimiento se realiza para eliminar chupones y despuntar ramas extendidas.

La poda en la etapa adulta de la planta se realiza para conservar la forma natural del árbol. En la etapa adulta se realizan podas con el objetivo de renovar su condición y mantener la productividad.

La realización de la poda a tiempo aumenta la ventilación y permite mayor entrada de luz sobre las plantas del cacao. Esto ayuda a prevenir el desarrollo de las enfermedades y garantiza que las plantas tengan forma correcta, aumento en la floración y formación de frutos.

Buen manejo de suelo y fertilidad

Una planta de cacao bien nutrida crece bien, resiste a las plagas y enfermedades y tiene la posibilidad de producir mayor cantidad de cacao de mejor calidad. Para que la planta de cacao esté bien nutrida, el suelo del cacaotal debe ser fértil de manera natural y permanente.

En un cacaotal, la entrada de los nutrientes ocurre por la vía de la descomposición de las rocas del suelo, por la descomposición de la hojarasca y restos de las plantas, por los nutrientes que trae la lluvia de la atmósfera y del arrastre de las zonas más altas. En ese mismo cacaotal, las salidas de los nutrientes ocurren por la producción de granos, mazorcas, cáscaras, ramas y hojas, el arrastre de los nutrientes y por las corrientes de agua.

A menudo, ocurre el desbalance de nutrientes porque los nutrientes que se sacan, son más que los nutrientes que se reponen, así que el balance de los nutrientes se vuelve negativo. En estos casos se recomienda aplicar abonos orgánicos, abonos líquidos y abonos biomineralizados para mejorar la fertilidad del suelo para el cacao. Todos estos abonos pueden producirse en la finca.

Fuente: Mundo Agropecuario