Los cacaotales de América Central tienen una gran diversidad de asocio con árboles. Muchos de esos asocios se basan en las necesidades y los deseos de las familias cacaoteras. La mayoría de las familias buscan combinar la producción del cacao con el abastecimiento de otros productos como plátanos, leña, madera y frutos para el consumo y la venta.

Normalmente, las familias cuentan con poco recurso para establecer una nueva plantación. Esta situación dificulta a los técnicos ofrecer recomendaciones generales para el establecimiento de los sistemas agroforestales del cacao, ya que se enfrentan con la complejidad del manejo del cultivo bajo sombra con los objetivos, recursos y estrategias particulares de cada familia.

Los técnicos, promotores, facilitadores y productores necesitan conocimientos prácticos sobre temas relacionados con el establecimiento de un cacaotal sano.

Estos temas incluyen el semillero y viveros sanos, la selección del área apropiada y un buen diseño y establecimiento de la plantación.

Semillero y vivero sano

Un semillero y vivero sano se obtienen garantizando las mejores condiciones del suelo y el clima para el desarrollo adecuado de las plantas del cacao, ya sea por la reproducción de semillas o por injerto. La planta que recibe los cuidados necesarios en este período tiene mayor posibilidad de sobrevivir después del trasplante y se desarrolla mejor.


Este período las plantas reciben los cuidados necesarios

Se debe establecer el vivero en el terreno cerca del sitio del trasplante y de una fuente de agua. El terreno debe ser plano y protegido de animales, protegido del viento y con buena iluminación. Para lograr esto hay que realizar la limpieza y nivelación del terreno, establecer obras de drenaje y cercar el terreno.

Para obtener un semillero y vivero sano, se debe garantizar una sombra adecuada a las plantas, desde la germinación de la semilla hasta que tienen la altura y edad para su trasplante. El sustrato para llenar las bolsas debe ser rico en materia orgánica, libre de raíces, troncos y piedras. Se debe garantizar colorar la tierra .

Al sustrato del vivero se le debe agregar la cal para suministrar los minerales a las plantas y desinfectar la tierra preparada. En caso de no tener cal disponible se puede utilizar ceniza del fogón. Cuando se va llenando la bolsa es necesario asegurar  que no queden espacios vacíos que podrían afectar el desarrollo de la raíz.

Hay que regular la sombra del vivero del cacao

Para que las plantas tengan un buen crecimiento, se recomienda regar todos los días por la mañana antes de que salga el sol. Para asegurar que las plantas del cacao esten libres de la competencia de las malas hierbas se debe realizar la desyerba cada 8 días. Hay que remover las plantas en el vivero para que las raíces que salgan de las bolsas no se entierren en el suelo.

Hay que regular la sombra del vivero quitando poco a poco las hojas de la enramada para que las plantas reciban más luz del sol, continúen creciendo, se pongan más fuertes y empiecen a adaptarse al campo abierto.

Es importante considerar la fertilización foliar de las plantas en vivero con productos orgánicos. Las plantas enfermas o muertas se deben ubicar en otro lugar para su tratamiento o destrucción.

Selección del área apropiada para la siembra

Para seleccionar el sitio adecuado del cultivo de cacao y asegurar un buen desarrollo y abundante producción, se debe considerar los requerimientos del cultivo en cuanto a clima, altura y suelo.

El cacao se desarrollará al máximo donde la temperatura promedio es de 22 a 30 grados centígrados. Las zonas húmedas que reciben lluvias anuales entre 1,500 a 2,500 milímetros son las mejores para el cultivo del cacao. El grado óptimo de humedad relativa para el cacao es de 80 %. Las zonas donde soplan vientos fuertes no son aptas para el cultivo del cacao.

Para seleccionar un buen sitio se debe considerar la exigencias del cultivo

Un buen suelo para el cacao debe ser profundo, que permita la penetración de la raíz hasta 1.5 metros. Las capas arcillosas del suelo no  deben ser duras que impidan la penetración de la raíz y el aire. El buen suelo debe tener texturas medianas con buen equilibrio de arena, limo y arcilla, una buena capacidad de retención de agua, y un buen drenaje para evitar encharcamientos.

El cacao requiere una gran cantidad de nutrientes para el desarrollo y la producción en forma sostenida. Los suelos con alta fertilidad para el cacao  deben tener un pH entre 6.5 y 7.5, y más de 6 % materia orgánica. Un suelo con mayor cantidad de materia orgánica tiene mayor nivel de actividad biológica y ayuda a mantener la productividad del cacao durante el tiempo de vida. En estos suelos los microorganismos descomponen la materia orgánica y el humus liberando nutrientes elementales para que los minerales puedan ser absorbidos por las plantas.

Buen diseño y establecimiento de la plantación

Un buen diseño agroforestal debe garantizar que haya un mejor uso del espacio, el agua y los nutrientes. Al mismo tiempo, el diseño del sistema debe ayudar a regular la temperatura en la plantación, moderar la entrada de luz, disminuir el efecto del viento, proteger y mejorar el suelo, y generar un equilibrio. Todo esto contribuye a que se genere una alta productividad y fomente la biodiversidad en las parcelas del cacao.

Para garantizar un buen diseño se debe reflexionar sobre las variedades de cacao, las características del terreno, los tipos de árboles acompañantes y de otros cultivos que se vayan a combinar con las plantas del cacao. Se debe definir bien las distancias a dejar entre los diferentes tipos de plantas en el área.


Un buen diseño agroforestal debe garantizar que hay un mejor uso del espacio

Otro criterio a considerar durante el diseño del sistema es la variedad del cacao y el espaciamiento que necesita, los niveles de sombra que el cacao requiere durante las primeras etapas de desarrollo, para así decidir sobre el tipo de árboles acompañantes u otros cultivos que pueden utilizarse como sombra temporal.

Se debe hacer un reconocimiento del terreno para identificar las limitantes y potencialidades del sitio. Estas observaciones brindan elementos acerca del diseño del sistema, espaciamientos entre plantas y necesidades de las obras de conservación de suelo y agua. Si el suelo del sitio muestra limitaciones de fertilidad habría que establecer dentro del sistema especies que aporten más nutrientes, siembre abono verde y mayor cantidad de especies leguminosas.

Se debe fomentar la mezcla de árboles, ya que ellos generarán varios tipos de hojarasca que hace más eficiente el proceso de descomposición y favorecer así la actividad de los microorganismos. Una recomendación es no establecer plantaciones según diseños de otros lados porque las condiciones de los diferentes sitios son muy diferentes.

Fuente: Mundo Agropecuario