Las enfermedades más comunes que afectan la producción del cacao pueden revertir un carácter de suma gravedad, comprometiendo gran parte de la cosecha y la vida de la planta misma.

Por la magnitud de pérdidas que causan las enfermedades, el agricultor ha sustituido el cacao por otros cultivos. Cada enfermedad tiene sus propias causas y efectos en el cacao, pero tiene consecuencias similares en la producción. La fertilización es un aspecto clave para reducir diferentes tipos de enfermedades que afectan a la planta, también es importante la aplicación de abonos orgánicos que ayudan a mejorar la producción del suelo y la fertilidad de la planta y aumenta la producción.

Si se garantiza una buena nutrición y cuidado de las plantas de cacao podemos evitar que existan menos enfermedades en la planta, sólo así se aumenta la cosecha o producción del mismo. Las enfermedades que afectan la producción del cacao tienen características diferentes entre ellas, pero afectan de una misma manera la producción del cacao aunque algunas tienen más afectaciones que otras.

La Moniliasis

La monilía del cacao es una enfermedad causada por el hongo Moniliophthora roreri, aunque actualmente algunos científicos la han identificado como Crynipelis roreri, sin embargo aún no se ha oficializado. Es un hongo que ataca únicamente las mazorcas o frutos de cacao en cualquier edad, causando pudrición de los granos.

A esta enfermedad también se le conoce como: Moniliasis del cacao, Pudrición acuosa, Mano de Piedra, Helada, Mancha ceniza o enfermedad de Quevedo. La severidad del ataque de la Monilia varía según la zona y época del año, de acuerdo con las condiciones del clima. Aparentemente, las temperaturas altas son más favorables para la diseminación de la Monilia.

La mazorca negra

Esta es la enfermedad más importante en todas las áreas cacaoteras del mundo; causada por hongos del complejo Phytophthora, es responsable de más pérdidas en las cosechas que cualquier otra enfermedad existente. Aunque el hongo puede atacar plántulas y diferentes partes del árbol de cacao, como cojines florales, chupones, brotes, hojas, ramas, tronco y raíces, el principal daño lo sufren las mazorcas.

Mal del machete

Causada por el hongo Ceratocystis fimbriata destruye árboles enteros. El hongo siempre infecta al cacao por medio de lesiones en los troncos y ramas principales y puede matar a un árbol rápidamente. Si no se realiza un buen control de los árboles muertos por esta enfermedad, puede causar una pérdida de árboles muertos hasta del 10%.

Antracnosis

La Antracnosis del cacao es causada por el hongo Colletotrichum gloeosporoides Penza. Conocida con el nombre común Antracnosis donde se ha distribuido mundialmente. En el cacao, el hongo ataca el tallo, hojas, chupones y frutos. El daño a las mazorcas no es económicamente importante, aunque sí lo es la lesión a los tallo.

Las bubas

Se caracterizan por un abultamiento y crecimiento anormal de los cojines florales. Aunque se han identificado cinco tipos diferentes de bubas, solamente dos son importantes: la buba de puntos verdes, causada por el hongo Calonectria (Fusarium) rigidiuscula, y la buba floral, cuyo agente causal se desconoce.

Escoba de bruja

Esta enfermedad afecta a las plantas de cacao, especialmente a los brotes vegetativos, cojinetes florales y frutos jóvenes; en resumen, ataca a tejidos meristemáticos (jóvenes), en activo crecimiento. Es conocida con el nombre científico de Crinipellis perniciosa.

Causas de las enfermedades

Las causas de estas enfermedades obedecen a un mal manejo de las plantaciones, por el abandono de los productores y escasez de conocimientos técnicos aplicables al rubro, por otra parte a las malas condiciones climatológicas en determinadas regiones.

Otro factor causante de las proliferaciones de estas enfermedades, es que normalmente no existen normas y leyes que regulen a los productores que tienen plantaciones infectadas sin tomar medidas de control sanitario, provocando las infecciones a las plantaciones que se encuentran al entorno.

Medidas de control y prevención de las enfermedades

Monilia: Manejar la plantación realizando actividadesimportantes

  • Limpia o deshierba.
  • Podas de las plantas de cacao.
  • Manejo de los árboles de sombra.
  • Fertilización orgánica.
  • No introducir frutos de otras plantaciones donde hay monilia, aunque se vean sanos.
  • Realizar la vigilancia de la plantación para detectar a tiempo la aparición de frutos que presenten los primeros síntomas de la enfermedad.
  • Evitar la visita a plantaciones con monilia. En caso de hacerlo se recomienda bañarse, lavar la ropa, zapatos.
  • Sensibilizar a las familias vecinas que tienen áreas de cacao con monilia para que den un buen manejo o eliminen la plantación.
  • Desinfectar las herramientas que se utilizan para el manejo y cosecha del cacao con cloro, agua con jabón, cal, ceniza o alcohol.
  • Revisar bien la copa de los árboles de cacao para descubrir cualquier mazorca escondida o tapada por las ramas.
  • Construir canales de drenajes o zanjas de desagüe para evitar el encharcamiento. Esto ayuda a bajar la humedad del suelo y reduce la humedad del aire en la parcela.
  • Controlar las malezas tres veces al año, esto ayuda a controlar plagas y enfermedades.

Mazorca negra

La utilización de semilla híbrida para siembra con resistencia genética, es el método más económico y seguro de combatir la enfermedad de la mazorca negra. Este criterio se aplica para cualquier otra enfermedad.

Mal del machete

  • Prácticas agronómicas para prevenir y controlar.
  • Sembrando plantas resistentes a la enfermedad.
  • Realizando el Control Cultural

Antracnosis

Es importante un buen mantenimiento a los árboles de sombra permanente, para que el cacao nunca quede totalmente expuesto a los rayos directos del sol. El control de la Antracnosis se basa en la poda y en la destrucción de todas las ramas y mazorcas enfermas o muertas. Cuando el daño en las hojas y cogollos es muy severo, conviene después de la poda hacer unas tres aplicaciones de caldo Bordelés cada quince días.

Esto mismo debe hacerse como control preventivo en el vivero. En el suelo de las bolsas, una capa gruesa de aserrín, granza de arroz u otros materiales, asegura que el hongo no pase del suelo a las hojas de las plantitas a través del salpique del agua.

Fuente: Revista El Agro