Entrevistado: Vicente Wong
CEO REYBANPAC

“Para la agricultura tenemos una cantidad de tecnologías existentes que podemos adaptarlas a cada cultivo para tener mejores rendimientos y buscar ser más competitivos. La competitividad, la  diferenciación por atributos o por innovación serán determinantes a la hora de competir en un mercado cada vez más cambiante y competido.  Países como el nuestro  hemos creído que  la agregación de valor a los  procesos agrícolas no es posible mediante el uso de nuevas tecnologías, y queremos cambiar la matriz productiva nuestra, buscando solo la alta tecnología para salir de las materias primas y  pasar  a una sociedad del conocimiento, olvidándonos de nuestra  vocación agrícola . Países como Holanda, Noruega, Nueva Zelanda lo han logrado con resultados notables a nivel mundial en el plano agrícola.

Para mí el comercio en línea, es una herramienta que permite o permitiría a un agricultor conectarse con el deseo del consumidor. Esta herramienta permite mostrarle al mundo la historia real del producto, sea vía vídeo, mediante una campaña segmentada o sectorizada, promociones, etc. En definitiva, puedes mostrar de manera inmediata y penetrar mercados a través de esta vía. Entonces el concepto de esta herramienta permite fundamentalmente conectar directamente al productor con el consumidor, lo que ha sido un “sueño” para el agricultor. ¿Por qué lo catalogo así? Debido a que durante todo este tiempo, el productor tiene que pasar por diversas fases de la cadena para tratar de llegar a ese consumidor, y hoy en día, ninguno de los dos entiende muy bien que es lo que realmente pasa. Y ese, es un gran problema dado a que el supermercado (que es lo más avanzado en la cadena), no necesariamente pide lo que el consumidor quiere, sino que demanda en gran medida lo que le conviene como centro de distribución. El día en que el contacto sea directo entre el consumidor y el productor, habrá una gran trasformación en la agricultura y esto será gracias al  comercio en línea.

Suena futurista, ¿es posible que los avances tecnológicos hayan llegado al comercio agrícola?

Es evidentemente que  estamos ante una herramienta muy potente que será un puente entre el productor y el consumidor. Yo creo que lo principal es conectarse con el consumidor, en esto  la gente joven nos lleva la delantera ya que está permanentemente conectada. En este tipo de comercio  la gente entre 21 y 35 y los jóvenes entre 16 y 20 años son los que más apelan a estas compras. Hay un porcentaje menor, de aquellos que tienen un mejor status, a la vanguardia con la tecnología y están al día con lo nuevo y están entre los 50 y 65 años.

Hoy en día, en el comercio mundial esta herramienta no supera 14%, en los diferentes continentes. Un dato interesante es que en Asia, la mayoría de productos comercializados en línea son productos frescos, mientras que en Estados Unidos y América Latina la mayoría son elaborados.

¿Cuáles fueron los países pioneros en implementar la tecnología de la mano del comercio agrícola?

En primer lugar encontramos a Asia donde esta tendencia ocupa un 22%, pero considero que dentro de 10 años, esa herramienta va a estar dentro del 40%. En el caso de Medio Oriente, el uso es del 12%  y Europa y Estados Unidos en un 8%. Pero a pesar de que en Latinoamérica hay un menor consumo en línea, su uso no está distante de los países del norte. Una de las razones por las que los países Asiáticos  utilizan con más frecuencia el comercio en línea, es por las distancias. En los lugares mencionados, donde hay mayor uso del comercio en línea, han entendido la nueva necesidad de posicionar los productos directamente al consumidor, en unos años, estaríamos hablando de una competencia directa a las ventas de los supermercados.

Estamos entonces frente a un fenómeno de innovación, ¿El Ecuador lo ha implementado?
-Cuáles ventajas tendría y con qué dificultades se encontraría el país ante en comercio en línea agrícola-

En Ecuador hay compañías que están tienen plataformas electrónicas enfocadas a productos que no necesariamente son perecibles. Pero el gran reto de lo perecible es la garantía del producto y su distribución, porque una vez que el consumidor  toma confianza, la oportunidad existe. Hoy en día esto es estandarizando no es en gran volumen, pero nuevamente es la distribución el gran reto para los productos frescos. Por ejemplo, hay mujeres en puestos claves que trabajan todo el día, y ya no tienen tiempo de estar en la planificación del hogar y tienen que optar por conveniencia. Alguien que pasa ocupado todo el día, no tiene tiempo para salir a comprar y hemos visto como en sociedades desarrolladas lo aplican. La tendencia es clara, la gente quiere algo cómodo, oportuno, de calidad y está dispuesto a pagarlo. Entonces los nichos, van encaminados a eso.

Conclusión a cargo del entrevistado

Hoy en día hay mucha tecnología disponible en el mercado  y el agricultor debe entrar a “echarle cabeza” porque les va a permitir ser más eficientes en la labor que hacen. Yo creo que la biotecnología es algo que viene con fuerza, es además tecnología que va a permitir eliminar químicos y agroquímicos, fertilizantes para poder afrontar los requerimientos del  consumidor , que cada día busca productos de calidad a precios razonables y libres de químicos .

 El mundo digital y toda la tecnología que existe, van a servir para hacer  “agricultura de precisión”, que es uno de los grandes anhelos del agricultor; el hecho de poder controlar el riego, mediante células electrónicas, sistemas de transmisión, controlar los inventarios digitalizados, cámaras de proceso en las haciendas, controles de seguridad en las fronteras del campo, telemetría, nanotecnología; etc. Todas son tecnologías que pueden ser aplicables a la agricultura, habría que hacer los estudios de costo/beneficio, pero hay que encontrar equilibrio entre el uso de la tecnología y la manera en cómo administras tu negocio. Tiene su inversión, pero vale la pena validarlas y tener la mente abierta, decir que “así lo he hecho toda la vida, y así lo voy a seguir haciendo”, ya no es posible.

Definitivamente, el mundo es cada vez más competitivo. Existen hoy en día los jueces de la agricultura, llamados consumidores y te están exigiendo parámetros de lo que quieren comer; sin químicos, más saludables. Entonces estamos frente a un modelo que va a tener que cambiar por fuerza, lo que he hablado solo es posible en un modelo de alta productividad, de gran escala y de organizaciones profesionales técnicas, totalmente despolitizada. Y eso, dará paso a una agricultura diferente, los productos agrícolas podrán estar en el mercado local e internacional, cumpliendo con exigencias y en la vía a una transformación moderna.