La producción bananera  en  el  Ecuador constituye un rubro importante en la  economía del País; adicionalmente, alrededor de 200.000 familias deben su ingreso a esta  actividad.

Los rendimientos de las plantaciones dependen del buen  control que se realice de ellas, en cuanto a fertilizaciones y, sobre todo, el combate de enfermedades que las pueden poner en peligro.  Entre las más temibles está la causada por el hongo Mycosphaerella fijiensis, más conocida  como la Sigatoka Negra, que produce la maduración prematura de la fruta.

Tradicionalmente, el control de la  enfermedad se ha  venido  realizando con la aplicación de fungicidas (4’700.000 litros  por año en  el  país), mezclados con aceite agrícola. Sin embargo, existe el problema del alto costo de estos productos y los niveles alarmantes de contaminación  de los acuíferos, producto de su uso indiscriminado. Y, quizá lo más preocupante, los  niveles alarmantes  de  enfermedades en los  trabajadores agrícolas dedicados  a  esta  actividad.

Pero, ¿qué es el  ozono (O3)?

Es una forma alotrópica (estructuras molecular diferente)  del oxígeno molecular (O2), que se origina en las capas altas de la atmósfera por la radiación ultra violeta (UV) de los rayos solares. Está presente como un constituyente gaseoso natural en las capas altas de la atmósfera. En las capas más bajas de la atmósfera se origina a partir  de las descargas eléctricas.

El proceso

Se estudió el efecto de aplicación de ozono disuelto en agua  en el  control de Sigatoka Negra en el cultivo de banano, en dos zonas agrícolas con  condiciones climáticas diferentes, en los  cantones Baba y Jujan. Se hicieron evaluaciones, en dos periodos (invierno y verano), de marzo a noviembre del 2015, combinadas con las prácticas agrícolas tradicionales de deshoje, deshije, fertilización y monitoreo de la  enfermedad.

Se empleó un equipo generador de ozono construido por los investigadores, de acuerdo a lo planteado por Beutelspacher y Calderón (2005).  Para su calibración se realizaron cuatro pruebas, de cinco repeticiones cada una, variando el tiempo de ozonificación y manteniendo constantes los demás parámetros.

Determinación de la Concentración Óptima de Ozono en ppm.

  • Para determinar la dosis óptima de ozono se hicieron varias pruebas de campo inyectando oxígeno al generador de ozono de 20 gramos por hora, con una relación de 5 litros por minuto.
  • El caudal fue de cuatro galones por minuto equivalente a una dosis de cuatro partes por millón (ppm).
  • La inyección del ozono al agua se la realizó a través de un venture ADF ¾ resistente al ozono.
  • La concentración de ozono fue medida con un equipo chemetrics modelo i-2019, especializado para la medición de ozono en partes de millón (ppm).
  • Se realizaron varias pruebas con diferentes caudales que permitieron determinar la dosis óptima, correspondiente a una concentración de 4 ppm de ozono en el agua de riego.

Las plantas fueron cultivadas en campo usando el método experimental;  se inocularon esporas del hongo Mycosphaerella fijiensis, con la  finalidad de  asegurar  la  infestación en las  plantas de banano de la muestra bajo estudio.  La obtención  de inóculo del hongo se realizó a partir de hojas infectadas con Sigatoka  Negra de  una  plantación contaminada, para contribuir al crecimiento de la  infección para su control  con  el  uso del riego ionizado.

Se  analizaron  variables no controlables, como: clima, tipo de suelo, manejo que fertilización y podas sanitarias, para la selección de plantas que cumplieran con las siguientes características:

  • Altura promedio entre 1.5m. y 2.0m.
  • Mínimo de 9 hojas.
  • Plantas distribuidas en una área de ½ ha.

Técnicas de recogida de datos

La recolección de datos se realizó  en los campos de la hacienda Comargara, en Jujan, provincia del Guayas y en la hacienda Florida, en Baba, provincia de Los Ríos, a partir de  hojas  de la  plantación afectadas con Sigatoka. Para la identificación de la  infección se realizaron observaciones en el estéreo microscopio y en el microscopio con cámara. Se prepararon placas portaobjetos con las esporas seleccionadas, que se identificaron y guardaron debidamente. Asimismo, se conformó un archivo fotográfico.

Para evaluar la toxicidad, se extrajeron hojas de plantas de banano. El número de esporas en suelo y sustrato se determinó  a través del conteo directo. de acuerdo al  método  de  Stover.

Resultados

Se midió la altura de planta cada 15 días, hasta los 90 días, concluyendo que no existen diferencias significativas del testigo con el resto de los tratamientos, tanto para el ensayo de Jujan, como para el ensayo de Baba. (Figura 1)

1-1

Letras distintas indican diferencias significativas (p<=0,05)

La emisión foliar se la evaluó con un seguimiento de una hoja cada 7días.(Figura 4)

Se pudo comprobar  el efecto positivo del uso del  ozono disuelto en  agua para el  control y manejo de la enfermedad, con el fin de decidir y poder recomendar a los pequeños, medianos y grandes  productores de banano, las mejores opciones y alternativas para combatir la Sigatoka Negra. Según los resultados que se dan en  la tabla 1, la cantidad de hojas -de floración a cosecha- por planta (H/P) osciló entre 13,25 hojas hasta un máximo de 14,75 hojas en el tratamiento 2.

1

Al comienzo  de las evaluaciones, en la semana 1, se contó con un mínimo de 3,8 hojas sanas o partes de ellas hasta la semana 35, donde se llegó a un máximo de 14 hojas, en el tratamiento con frecuencia 4. Es importante mencionar que en el testigo absoluto, donde  no se  aplicó  ozono, se llegó al final con 8 hojas, que corresponde al mínimo permisible de hojas para cosechar un fruto para exportación. Con respecto a la variable hoja más joven enferma (HMJE), en la mayoría de los tratamientos  evaluados se mantuvo constante: es decir, los primeros síntomas comenzaron a partir de la hoja número 4; salvo en los testigos, la enfermedad se manifestó en las hojas más jóvenes, la número 2 y 3.

El comportamiento de la variable PPI (porcentaje ponderado de infección) resultó más irregular; comenzó con un 0,25% en el tratamiento con frecuencia 2, hasta 1,38 %, que es el valor máximo, en el tratamiento del testigo absoluto, lo que se demuestra en la Figura 5. Si bien esos porcentajes son realmente bajos,  ya que todos se encuentran en el grado 2, (< 5%) de la escala de Stover, sí reflejan el efecto positivo del ozono en agua con las diferentes  frecuencias  utilizadas.

2

Conclusiones

  • Se diseñó un equipo de campo para la producción de ozono, basado en la técnica de descarga eléctrica.
  • Se determinó la concentración óptima de Ozono y la frecuencia de aplicación para un control efectivo de Micosphaerella fijiensis en condiciones de campo, en las dos provincias estudiadas.
  • Los mejores tratamientos son aquellos donde se usó el Ozono disuelto en agua, con frecuencia de 4, 6 y 8 días, con una concentración de 4mg/L de ozono.
  • Al demostrarse la disminución de la severidad de la enfermedad durante el período de tiempo en las cuales se realizaron las evaluaciones en campo, se demostró que el Ozono disuelto en agua posee propiedades fungicidas.

Con estas recomendaciones y muestras, hay una nueva esperanza para combatir la tan temible plaga que afecta nuestros cultivos.